});

CAMPAÑAS POLITICAS: NUEVAS TENDENCIAS

L

as campañas políticas constantemente están integrando elementos nuevos para la consecución del fin último: ¡ganar! Es así como hemos evolucionado en las técnicas y en los instrumentos que utilizamos en cada contienda electoral. Esta última década ha traído como innovación la utilización de la web como una herramienta más dentro del arsenal de recursos electorales y en los últimos 4 años la llegada de la web 2.0 plantea infinitas formulas de contacto más directo y efectivo con los electores.

Atrás quedaron aquellas campañas generales sin temas específicos. La tendencia actual es la del microtargeting, llegar a especificar mensajes a los niveles más personales, adentrándonos en la esfera individual del elector. Se trata de poder formular mensajes que vayan a las necesidades y expectativas de cada elector, hacerlos sentir únicos e importantes.

El político actual esta llamado a saber más de la gente, de sus expectativas, sus sueños. Ya no es sólo sentarse a verse en el espejo, ni esperar que sean los electores quienes investiguen sobre él. Su tarea fundamental –y la de sus consultores- será poder manejar al detalle esas expectativas que poseen sus electores y utilizar todas las vías que nos brinda la tecnología para poder llegarles cada vez más de cerca a éstos. Ahora bien, Latinoamérica presenta dificultades en el uso de estas técnicas de mercadeo político virtual, dada la baja penetración de internet en nuestros países. Sin embargo, hay experiencias incipientes y con un cierto éxito en el uso de la web 2.0. Ejemplo de ello puede ser la campaña levantada por Mockus en Colombia, quien usó al máximo las redes sociales. No obstante, falló en lo que Santos tuvo éxito, el contacto con la gente.

La realidad de las nuevas tendencias en materia electoral es que lo que verdaderamente persiguen es reforzar el sentido original de toda campaña: vender un candidato, una idea o un proyecto. En lo que hemos venido avanzando positivamente es el personalizar estas propuestas, hasta el punto de hacerle sentir a nuestros electores que sus necesidades más básicas estarán cubiertas, porque el candidato las conoce y se abocará a solucionarlas.

Debemos tener claro, que bajo ningún concepto, estas nuevas herramientas sustituirán a la única actividad que compromete un voto a favor: el contacto directo. Pero si facilitan que el mensaje sea directo a cada target, lo que puede generar que el elector se sienta identificado y se genere un compromiso, por entender que este candidato me dice lo que necesito, me da las soluciones que espero y se preocupa por mejorar mi calidad de vida.

A la final todo se resume en cómo llegar a la parte humana del elector. Las últimas tendencias, (a pesar de tener un alto componente tecnológico, lo que nos podría indicar a priori que son impersonales), lo que intentan es humanizar las campañas, personalizándolas y atendiendo al colectivo desde la individualidad de cada elector.

En la medida en que sea el candidato quien se ocupe de las personas y no espere que sea al revés, tendremos campañas políticas más basadas en el individuo y sus necesidades, que en vender unilateralmente una idea o candidato. Es una oportunidad para los políticos de poder acercarse a la esfera personal de cada elector y para el elector de lograr más compromiso del candidato y en consecuencia gobiernos más cercanos a las necesidades de la población.

SHEYLA DALLMEIER

sheyla.dallmeier@adconsultores.com.co

ESTRATEGIAS DE MOVILIZACIÓN ELECTORAL: LA CAMPAÑA TERRESTRE

T

oda campaña política – electoral se compone de dos grandes bloques estratégicos: el comunicacional-publicitario (donde se ve involucrado imagen, eslogan, mensaje, etc.) y el de movilización (donde todos los esfuerzos apuntan a garantizar el voto efectivo del elector). Una depende de la otra, y juntas logran que la campaña electoral tenga mayor probabilidad de éxito (claro está, si ambas estrategias están bien enfocadas y responden a la realidad política del momento). Por ahora, nos vamos a referir al segundo bloque, al de la movilización electoral o lo que hemos denominado “la campaña terrestre”.

Hay que entender un plan de movilización electoral como la principal estrategia capaz de garantizar la conexión entre el candidato, su discurso y despliegue publicitario con la masa crítica de votantes. Es una potente herramienta política que busca que la relación entre el candidato y el elector deje de ser una simple simpatía y se convierta en una relación real, sólida y bidireccional que logre el compromiso absoluto del elector con la causa y su voluntad de ayudar a sumar nuevos afectos.

Las estrategias de movilización del elector deben, en buena medida, soportarse en el trabajo de los miembros de nuestra campaña electoral. El estado ideal es que se haga a través de los militantes de la organización política que respalde la candidatura, sin embargo, como es sabido en Latinoamérica las estructuras partidistas han ido en minusvalía, reduciéndose a organizaciones sin base popular, lo que en ocasiones dificulta la labor de movilización política-electoral en campañas. La realidad política partidista de nuestros países nos obliga a aplicar técnicas y estrategias de movilización electoral que ya no dependan de la escasa militancia con la que se pueda contar, sino que sume la mayor cantidad de voluntarios y simpatizantes de nuestras ideas, convirtiéndose en los multiplicadores de nuestro mensaje y de nuestra campaña.

campana terrestre2

Las tendencias modernas en movilización del elector nos indican que este trabajo terrestre se debe comenzar con la mayor antelación posible al día de las elecciones, para lo cual se debe formar un nutrido grupo de movilizadores, quienes, además de estar comprometidos con nuestra causa, deben manejar herramientas de oratoria, persuasión y conocer a profundidad nuestra propuesta de gobierno, ya que cada uno de ellos será la extensión en las comunidades del candidato.

La movilización del elector no se puede ver como un elemento de último minuto en la campaña, por el contrario, debe ser el inicio de toda campaña. En campaña electoral la única actividad que genera votos efectivos es el contacto directo con el elector, y esto solo se puede lograr contando con un grupo de movilizadores formados y con herramientas para tal fin. Se piensa que estructurar un grupo así y mantenerlo durante un tiempo prolongado en las calles haciendo la labor de contactar al elector podría resultar muy costoso para la campaña. Es todo lo contrario, una adecuada estrategia de movilización electoral permite optimizar los recursos económicos y humanos que en tiempo de campaña resultan tan escasos, pues permite llevarlos en el momento adecuado a los lugares o nichos con mayor potencial electoral o de mayor interés estratégico para el equipo. De otra forma, ocurre un gasto innecesario en lugares o nichos en donde la ecuación costo – beneficio siempre presentara cifras deficitarias.

La realidad nos indica que si se comienza con suficiente antelación con el trabajo de contacto directo, se puede abarcar más sectores, se puede contactar más número de veces a un mismo elector, logrando así su efectivo voto y todo esto con menos gente que si se pretende implementar a ultima hora un programa de movilización electoral, en donde tendríamos que emplear a una mayor cantidad de movilizadores para abarcar la mayor cantidad de zonas y contactar al menos una vez a cada elector. Vale destacar, que actualmente estamos hablando de contactar múltiples veces cada elector para que este realmente se comprometa a darnos su voto, otro motivo mas para comenzar una programa de movilización electoral con suficiente antelación.

Otra de las ventajas de contar con un programa de movilización electoral iniciado con antelación, es la cantidad de información que logramos recabar de nuestros electores. La tendencia en campañas electorales va cada vez mas hacia la personalización de estas, llevar mensajes a microtargets de la población electoral que se ciñan a las necesidades y expectativas de cada uno de ellos. Mediante la implementación de programas terrestres de campaña, podemos ir estructurando una base de datos valiosa para el posterior diseño de mensajes personalizados, e incluso definir la orientación de los mensajes del candidato por sectores, por targets, etc. La información que podamos obtener a través de nuestros movilizadores nos darán las herramientas necesarias para construir el modelaje de nuestros electores, sus gustos, necesidades, expectativas, etc. Contar con una base de datos fidedigna nos da el respaldo para iniciar campañas masivas pero orientadas a cada target en específico, hace sentir al elector que el candidato realmente lo conoce, lo que a su vez se traduce en confianza del elector. Hay que recordar que en nuestros tiempos ya no se trata de que la gente sepa de política, sino de que el político sepa de la gente.

Como reza el famoso dicho “no planificar es planificar el fracaso”, el manejo oportuno y objetivo de la información de nuestra masa electoral nos dará la oportunidad de planificar campañas exitosas, ya que tendremos la ocasión de llegarles al corazón del elector. Allí radica la importancia de la campaña terrestre, en que nos da la oportunidad de poder llegar a un mayor número de electores, conocerlos, hablarles, estructurar mensajes dirigidos personalmente y finalmente lograr el compromiso de voto seguro para nuestro candidato.

A continuación hablaremos de algunas experiencias de movilización de electores desde el plano territorial que se han implementado en Campañas en Venezuela.

Caso Venezuela: Lucha de Titanes

campana terrestre3

El caso de Venezuela requiere particular atención, dado que por un profundo y rotundo abandono de las organizaciones políticas tradicionales surge como opción valida entre los venezolanos la presencia y posterior asunción al poder de un régimen socialista autoritario que ha socavado todos los poderes públicos y crea un clima totalmente desproporcionado al momento de hacer campañas electorales. Por muchos años, posterior a la toma del poder democrática por la actual administración venezolana, las organizaciones políticas que se denominan de oposición no lograron articular mecanismos efectivos de movilización de votos, no trabajaban al electorado, se limitaron al uso de la política a través de los medios de comunicación, lo que generó un escenario abstencionista que solo perjudicaba a la oposición misma.

Sin embargo, existen ejemplos aislados en ls recientes elecciones, donde se demuestra la efectividad de la utilización de estrategias de movilización de electores. Tal es el caso del grupo de independientes que decidieron apoyar la candidatura de Henrique Capriles Radonski para las elecciones primarias de febrero del 2012. Este grupo que se denomino Independientes por el Progreso, decidió implementar un programa territorial denominado Operación Relampago, basado en un esquema de 1×10. Estos programas lo que consisten es en lograr captar lideres locales que a su vez generen pirámides de electores comprometidos con un candidato en particular. Estos planes implican que los movilizadores deben medir el compromiso de sus electores a través de varias actividades organizadas por ellos. Entre las actividades que con frecuencia se planifican están reuniones en sus casas con los vecinos, jornadas de entrega de material de campaña, asistencia a mítines políticos o actos públicos relacionados con la campaña o el candidato, etc. Estos planes son perfectamente auditables y en su mayoría los datos que se van recolectando a través de las planillas del 1×10 se cruzan con el Registro Electoral Permanente, permitiendo de esta manera depurar la base de datos que se esta generando con solo electores del sector.

Estos planes generalmente se comienzan a implementar a inicios de la campaña, para dar tiempo de generar las actividades que nos permiten medir los compromisos, y reforzar aquellos sectores o grupos de electores que no estén convencidos. El día de la elección, se prepara una centro de operaciones desde donde se maneja la base de datos de los lideres que manejan sus diez electores y en conjunto con los coordinadores de cada centro de votación (quienes manejan copia de los cuadernos electorales) se lleva el control cada hora de cuantos electores captados han asistido a las urnas, permitiendo en tiempo real ubicar a los lideres quienes sus electores no hayan asistido para que los motiven aun mas a que vayan a votar. Un factor elemental en el día de las elecciones lo constituye haber organizado previamente un grupo de vehículos a disposición del programa de movilización, la idea es no dejar nada al azar ni a la improvisación, sino tener cubiertos todos los eventos que se puedan presentar el día D. Este mecanismo de movilización permitió que este grupo de independientes lograran un papel preponderante en la eleccion de Capriles Radonski como candidato unico de la oposición en febrero del 2012, a su vez la organización lograda por este grupo para esas elecciones, hizo que hoy dia se conformaran como organización politica formal en Venezuela.

Vale destacar, que estos programas de movilización deben contar con una parte importante de la organización de la campaña, así como con los recursos necesarios para poder implementarlos. Parte del éxito que puedan tener estos mecanismos de movilización electoral, guarda estrecha relación con el compromiso que desde el comando de campaña (incluido gerente y candidato) tengan con el mismo. Es un pilar fundamental de la campaña tan valioso como contar con una adecuada campaña publicitaria, en muchos sentidos se retroalimentan ambas estrategias.

Es importante acotar que esta modelo de movilización electoral es puesto en marcha también desde las campañas oficialistas, incluso, en la campaña legislativa del 2010, la primera parte de su campaña de medios estuvo destinada a la promoción de su plan de movilización territorial del voto. En el Chavismo, los programas de movilización incluye la figura del “Patrullero” quienes son los encargados de conseguir el compromiso de los electores y formar “Patrullas” (grupos de electores) a favor del oficialismo. La forma de funcionamiento de estas “Patrullas” es la siguiente: se conforma una unidad de Patrulla por cada mesa electoral existente en el País,(la organización electoral es por centros de votación y cada centro esta conformado por un numero x de mesas de votación), cada una de estas unidades estará conformada por un Jefe y 50 Patrulleros quienes a su vez tienen la responsabilidad de manejar 10 electores y comprometerlos con su voto. Los militantes del PSUV (Partido de Gobierno), aspiran tener en la calle la cantidad de 1.830.150 patrulleros que a su vez movilicen 10 votos. Como se puede observar, esto constituye un esfuerzo de organización y movilización de grandes magnitudes.

Una observación importante es que en Venezuela los cuadernos de votación así como el Registro Electoral Permanente son de uso público para las organizaciones políticas, por lo que facilita la implementación de estos planes de movilización electoral. En el caso de las Patrullas y en muchos casos de la oposición, se les entrega a cada movilizador copia de los cuadernos de votación de cada mesa electoral junto con la copia del REP (Registro Electoral Permanente), en donde aparecen los datos de ubicación de cada elector. Es así, como cada movilizador podrá ubicar a diez electores y comenzar el trabajo de persuasión y compromiso de voto.

Como se puede observar, es un trabajo minucioso y que involucra en el caso del oficialismo en Venezuela a toda la maquinaria partidista a favor del Gobierno, lo que significa una ventaja sobre la organización que pueda generar la oposición, cuya organización en su mayoría se basa en voluntariado. Sin embargo, es un hecho probado, que con antelación, esfuerzo y organización se puede estructurar un programa de movilización efectivo aun sin contar con el apoyo de una maquinaria partidista solida, pero si con mucho trabajo político de calle y formación de movilizadores comprometidos.

SHEYLA DALLMEIER

sheyla.dallmeier@adconsultores.com.co

USO DE LOS CALL CENTERS EN LA CONTIENDA ELECTORAL

B

uenos días, le hablamos de la sede de campaña del candidato a alcalde………

Este tipo de llamadas son cada vez más comunes en nuestros países, sobre todo en tiempos de campaña. La tecnología se ha apoderado de la forma de hacer las contiendas electorales, sin importar el tamaño de la elección. Desde campañas locales hasta presidenciales hacen uso de herramientas como la web, redes sociales y por supuesto de los Call Centers con el fin de acercarse al elector.

Ahora bien, ¿qué tan útiles son realmente los Call Center?, la respuesta es relativa. Todas las herramientas que tengan como objetivo acercarnos al elector, sin duda alguna, serán útiles en campaña electoral, sin embargo, estas herramientas llegan a tener una importancia vital, cuando se utilizan estratégicamente, o sea, cuando se utilizan con bases de datos que se hayan construido a través del trabajo político del equipo, y no sobre bases de datos genéricas adquiridas por otros medios.

La palabra ¨base de datos¨ resulta para los candidatos como oro puro, es muy común escuchar en las sedes de campaña que fulano o mengano consiguió la base de datos de las personas que les gusta el futbol o de pensionados de una organización, con la cual se pretende enviar mensajes o hacer llamadas masivas e invasivas, sin embargo, si nuestra estrategia de comunicación se va a basar en enviar mensajes genéricos a cualquier lista de contactos que encontremos, tal vez consigamos crecer en nivel de conocimiento, pero no necesariamente en votos ni percepción positiva hacia nuestra opción electoral.

Las bases de datos serán más útiles y eficaces en campaña electoral, en la medida que sean construidas mediante el trabajo político propio y no que sean bases adquiridas por fuera de la campaña. Y el trabajo de los Call Center, será más efectivo si se realiza con información generada por nosotros y no a través de bases de datos genéricas.

Lo primero que recomendamos al iniciar una consultoría electoral, es la contratación de un servicio de Call Center, que sirva de soporte, seguimiento y como mecanismo de auditoria de la organización territorial de la campaña. Para nosotros resulta de gran utilidad la utilización de esta herramienta en el desarrollo de la campaña. A continuación hablaremos sobre los beneficios de usar Call Center de acuerdo a nuestro modelo de organización territorial.

LOS CALL CENTER COMO MECANISMO DE AUDITORIA EN LA ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DE UNA CAMPAÑA ELECTORAL

Callcenters en contienda electoral

El objetivo principal de cualquier campaña política es la consecución de votos, bien sea para ganar la elección o para comenzar a posicionarse en un escenario en particular. Cualquiera sea el fin último de la campaña, contar con una organización territorial real, organizada y planeada, ayudará sustancialmente a lograr el éxito del objetivo planteado.

Nuestro modelo de campaña electoral se basa justamente en la organización terrestre de la campaña a través de un esquema de multinivel. Se trata de organizar a nuestros seguidores y simpatizantes en núcleos de electores que luego movilizaremos el día de la elección. Este modelo requiere de un trabajo arduo y largo, que generalmente se comienza unos 10 o 12 meses antes de la elección, para que se puedan tener resultados óptimos.

Se comienza con una organización inicial, la cual debe necesariamente crecer exponencialmente en la medida que avanza la campaña. El crecimiento se tiene que ver reflejado en la creación y alimentación de una base de datos, producto del trabajo político del candidato y del equipo terrestre, esta base de datos será el insumo principal de trabajo del Call Center que se contrate o genere en la campaña electoral.

A lo largo de toda la campaña electoral (pre y campaña formal), se establecen varias auditorias de las bases de datos que se están creando, con el fin de generar una base final que contenga solo aquellos electores que se hayan mantenido firmes en su intención de apoyar a nuestra opción electoral. Es en esta tarea donde los Call Center toman una relevancia suprema en las campañas modernas, pues es a través de ellos es que se generan dichas auditorias.

Para tal fin, los operadores del Call Center deben estar entrenados y preparados para calificar la información que estamos auditando. A medida que la campaña avanza, la auditoria a través de llamadas se intensifica y los call center toman mayor importancia en la consolidación y fidelización de los votos.

Adicionalmente a las auditorias, a través de estos servicios de llamadas, se pueden realizar invitaciones personalizadas a eventos específicos, así como enviar mensajes puntuales del candidato a grupos especiales de la campaña. Esta tecnología permite personalizar la campaña, acercando al candidato al elector y generando más simpatía y compromiso en el electorado, respondiendo así a la tendencia actual de micro segmentar audiencias.

Existen varias modalidades de llamadas a través de los Call Center, por ejemplo, se ha tornado muy de moda el enviar mensajes pre grabados del candidato con temas puntuales de campaña. Esta modalidad será efectiva en la medida que la base de datos sea generada por la campaña y no comprada, ya que se reforzaría el compromiso de los electores a través de la recepción de mensajes que respondan a sus intereses, si estos mensajes son enviados al azar, a bases de datos genéricas, puede ser que pesque a uno u otro voto, pero también puede ser que genere antipatía o indignación en el elector, al preguntarse porque tienen sus datos

Nuevamente insistimos en la estricta necesidad de que la mayoría de las llamadas que se realicen a través de los call center, se hagan a personas que ya hayan mostrado algún interés en la campaña, ya que estas herramientas las utilizamos –de acuerdo a nuestro modelo de campaña- para reforzar compromisos y no para generarlos.

En virtud de que para nosotros los call center son una herramienta de seguimiento, nos gusta más la modalidad de llamadas reales y no a través de mensajes pre grabados, ya que si las llamadas las hacen los operadores, tenemos la enorme ventaja de conocer y evaluar las reacciones de los electores ante los mensajes que se les están dando, y esto nos permite a su vez reforzar y consolidar mejor nuestros votos.

Finalmente, el rol más importante de los call center en campañas electorales, se da el mismo día de la elección, pues a través de estos se hace el monitoreo de nuestra votación en tiempo real de nuestros electores fidelizados, y así podemos generar acciones a tiempo para que nuestra movilización electoral sea efectiva.

SHEYLA DALLMEIER

sheyla.dallmeier@adconsultores.com.co